Otros Temas

Villeroy & Boch presenta su nuevo ‘e-book’ el ‘Hotel del futuro’

El mercado hotelero global está creciendo: hay 386.144 hoteles con estrella en todo el mundo, de los cuales, 38.233 son propiedad de los diez grupos hoteleros más grandes del mundo. En 2016, la industria hotelera global generó 550 billones de dólares. Solo Mariott International, el grupo hotelero más grande, obtuvo un ingreso de 17.07 billones de dólares. Pero, ¿qué va a pasar en adelante?; ¿Qué deben hacer las sucursales de los hoteles para asegurar su éxito en el futuro? La nueva publicación de ochenta páginas El hotel del futuro de Villeroy & Boch nos trae las últimas tendencias y datos extraídos de diversos estudios, dignos de ser considerados. Arquitectos y planificadores tienen nuevos retos por afrontarse en los próximos años.

El hotel del futuro tiene en cuenta las tendencias globales que según expertos e investigadores darán la forma decisiva a la realidad cotidiana de los próximos años. La globalización y la urbanización, el deseo de autorrealización e individualidad, así como el cambio demográfico, son factores que tendrán consecuencias para el hotel del futuro. Los hoteles deberán unir las oportunidades que ofrece la digitalización con los requisitos individuales de las personas modernas, al mismo tiempo que satisfagan la demanda de sostenibilidad. En resumen, el objetivo es un hotel autónomo, autosuficiente.

Individualidad, salud, sostenibilidad y diseño
¿Y qué pasa con los baños de los hoteles? Aquí es donde el bienestar personal del usuario debe tratarse con la máxima prioridad. El científico Alexander Rieck, jefe del proyecto Future Hotel en el Instituto Fraunhofer de Ingeniería y Organización Industrial (IAO) en Stuttgart (Alemania), y fundador de la firma de arquitectos LAVA, explica que «el baño del futuro es adaptable, debe poder ajustarse a los diferentes requisitos y usuarios. Las nuevas tecnologías nos brindarán esta oportunidad. Eso significa que los baños se convertirán en baños transformables para adaptarse a cada situación y usuario. Por ejemplo, además de personalizar el color, altura y forma de los grifos, los lavabos e inodoros se adaptarán automáticamente al tamaño de cada cuerpo; los espejos se podrán transformar en una pantalla digital con infinidad de aplicaciones para su entretenimiento.

Para inspirarnos, Villeroy & Boch presenta ejemplos de conceptos hoteleros futuristas e inusuales, incluyendo el Hotel Schani en Viena, el primer verdarero «hotel del futuro» en este proyecto dirigido por el Instituto Fraunhofer de Ingeniería y Organización Industrial. Por ejemplo, los usuarios podrán pagar con bitcoins, a través de un sistema de pago digital en el bar del hotel. Por otra parte, si el consumo de agua aumenta de una manera muy elevada en el baño, la luz verde pasará a roja para informar de dicho cambio.