Actualidad

Viccarbe en las nuevas oficinas de la agencia Barrows en Nueva York

Foto: Garret Rowland

Foto: Garret Rowland

La inspiración de este proyecto de interiorismo de Ghislaine Viñas para Barrows, una empresa internacional de publicidad con sede en Manhattan, cruza el Atlántico para conectar dos continentes: África y América. El estudio ha aprovechado las paredes negras de un rascacielos de estilo art déco ubicado en el distrito de Soho para alojar las oficinas neoyorquinas de Barrows, una agencia de publicidad de Sudáfrica en proceso de expansión en los Estados Unidos. Teniendo en cuenta el origen de Ghislaine Viñas, crecida en la ciudad sudafricana de Durban, el proyecto ofrecía la oportunidad de explorar un entorno de trabajo contemporáneo y vanguardista, incluyendo referencias culturales y emotivas.

El espacio de 215 metros cuadrados presenta un amplio vestíbulo ubicado en la salida del ascensor que se divide en un espacio de trabajo y una recepción con una cabina para llamadas privadas, asientos empotrados y mesas auxiliares, una instalación de cuerdas colgantes y una gama de colores vivos que se aprecia en el puf Season mini de Viccarbe, diseñado por Piero Lissoni. Un lobby central, comunicado con la entreplanta a través de una espaciosa escalera, se convierte en el corazón de las oficinas. Desde éste se accede a las salas de reuniones, los puestos de trabajo, la cocina y la cafetería.

En el centro de esta última destaca el sofá de respaldo alto Platform, diseñado por Arik Levy para Viccarbe. Una pieza impactante 
que delimita el área frente a la barra y al mural de pizarra negra. Mesitas auxiliares como Serra de Víctor Carrasco y Tiers de Patricia Urquiola, amba también de Viccarbe, proporcionan el entorno ideal para reuniones espontáneas o comidas informales. La primera se puede levantar y mover fácilmente, mientras la segunda aporta una nota decorativa y escultural, gracias a su ubicación estratégica en posición central.

La llamativa selección de colores va desde el azul acuático
 al verde intenso del follaje con detalles y señalización negros, como la cuerda que recorre la entrada, el lobby central y la
 sala de reuniones donde termina en seis carcasas de calabaza suspendidas desde el techo. La gama de colores queda reflejada en el mobiliario que une el cielo y la tierra, el asfalto y la jungla africana combinados para ofrecer inspiración y creatividad en el dinámico sector de la publicidad.