Iluminación

Una hoja se convierte en una escultura de luz con Couro de Let’s Pause

Parece cuero y es la sorprendente hoja de una palmera americana. Su color chocolate y su textura fibrosa, dotada de un brillo natural, sirven para componer la innovadora colección de lámparas Couro de Let’s Pause.

Ceci Ferrero, diseñadora experta en upcycling que practica el slow design en su taller creativo de la Vall d’en Bas (Girona), ha creado para Let’s Pause una colección de lámparas que explora nuevos caminos en el uso de materiales y que consigue ensalzar la versatilidad de una fibra natural con un ejercicio de simplicidad. En Couro se ha valido de las hojas especialmente resistentes y maleables de una palmera americana para crear dos modelos distintos de lámparas que tienen en común el sofisticado color cacao de la hoja y una textura de cuero vegetal.

La firmeza y flexibilidad de esta hoja se deben a su función original de proteger la parte más delicada de la planta, su flor. En marzo, cuando la palmera florece, sus hojas pierden esa función y se recolectan. Cuando la naturaleza ya nos las necesita, Let’s Pause las recoge y transforma en mágicas esculturas que proyectan una luz sensual y misteriosa, que se cuela por las aberturas irregulares. No hace falta más apoyo que el de un portalámparas.

El modelo más simple se elabora a partir de una única hoja, abierta sobre sí misma, que se extiende como una malla y deja entrever el entrecruzado de su fibra.

En el otro modelo ocho hojas de palmera se disponen en forma de nido o alcachofa y caen como una elegante falda de picos. Con sus líneas esenciales, esta lámpara viste el espacio de lujo natural. La textura de la hoja, que mantiene aquí sus fibras compactas, invita a tocarla suavemente como si de piel envejecida se tratara.

En ambos casos, para conseguir la forma deseada, se aplica a las hojas el vapor de una plancha. Resulta tan resistente que no se rompe en todo su proceso de elaboración, realizado de principio a fin a mano. Las lámparas Couro de una sola hoja pueden usarse como colgantes decorativos en esquinas, o bien colocarse en hilera para iluminar mostradores y barras. También proporcionan una luz tenue y sutil en el dormitorio.

La versión de ocho hojas está pensada como lámpara de suspensión para crear una atmósfera sofisticada en el comedor, sala de estar o aportar un efecto sorprendente en la entrada de un hotel. Sus posibilidades son múltiples.

Para cuidar las lámparas de Couro, se recomienda limpiarlas con un paño húmedo.

Cada pantalla se entrega con un cable eléctrico textil de cordón de algodón negro mate de 2,5 metros, un portalámparas y clavija negra, y un armazón de aluminio marrón.