Actualidad

Rehabilitación de la fachada del restaurante Arzak con ventanas practicables Soleal 75 de Technal

El emblemático e histórico restaurante Arzak, con más de treinta años de historia y tres estrellas Michelin, ha reformado su vista exterior para conseguir que fachada revele la calidad que los comensales podrán disfrutar en su interior. La fachada del edificio, del año 1897, deteriorada por su exposición al sol, así como por la acumulación de polución de los coches, ha sido rehabilitada a partir del proyecto de Lyma Lamosa y Martínez Arquitectura. Para el revestimiento exterior de la fachada se ha mantenido el material que ya se había utilizado en la época de construcción del edificio, las escamas romboidales de zinc. Se ha optado además por crearla en diferentes tonalidades, con un tratamiento de patinado para evitar el brillo original del zinc. Es un material que ya forma parte de la identidad del restaurante ya que reviste zonas del interior como la barra del bar, el espacio de investigación o la bodega. Una estética única que se corresponde con la alta calidad que acompaña al nombre Arzak.

Estética y mejor rendimiento acústico del edificio

La intervención también debía garantizar una mejora del aislamiento que, hasta ahora, se había ido deteriorando con el paso de los años. Las salas de los comensales, así como el resto de las estancias, debían ofrecer un buen aislamiento para atenuar el ruido del constante tráfico exterior. Y por esta razón, los arquitectos pusieron especial hincapié en una solución de excelentes prestaciones para los huecos de la fachada original, eligiendo la carpintería de aluminio Soleal FY 75 con herrajes ocultos, de Technal.

La ventana Soleal 75 está preparada para solventar necesidades acústicas muy exigentes, dado que puede incorporar hasta un triple vidrio y soporta hasta 130 kg por hoja. En el caso del restaurante Arzak se han sustituido las carpinterías de doble hoja por unas de una sola una hoja con la finalidad de ganar en luz natural. El sistema Soleal 75 instalado cuenta con unos vidrios de Rw= 46 dB de atenuación acústica (laminar 6+6 acústico, cámara de argón de 16 mm y laminar 5+5 acústico con tratamiento de control solar y baja emisividad).

Para completar la visión de conjunto, se han unificado los huecos de la fachada que pertenecen tanto al restaurante como a los espacios anexos en las plantas primera y segunda mediante un toldo, una jardinera e iluminación diurna y nocturna. En la tercera planta, de uso residencial, se han colocado unas contraventanas ciegas texturizadas imitando lamas que, al cerrarlas, contribuyen aún más a la atenuación acústica además de que respetan el diseño original del edificio.