Actualidad

Los suelos técnicos Polygroup contribuyen a obtener puntos en los proyectos LEED

Proyecto de oficina en Alicante con suelos Gamaflor Pac. ©Javier Bravo

Polygroup, compañía internacional con base en Sevilla fabricante de suelos técnicos de alta calidad, sigue apostando por la sostenibilidad y el respeto medioambiental como valores principales de su actividad. Muestra de ello es su continua puesta al día, desarrollo y mejora de soluciones y productos que contribuyen positivamente en la obtención de puntos para la certificación LEED de los edificios.

Esto es precisamente lo que la compañía ha logrado recientemente para sus suelos técnicos Gamaflor Pac y para su tecnología avanzada Gamaflor Full Steel, que sólo Polygroup fabrica en toda Europa. Soluciones ambas que han sido acreditadas, además, como libres de VOC (componentes volátiles orgánicos) y que cuentan con la membresía del USGBC desde 2010 como referentes de fabricación “verde”.

Las dos incorporan prácticas sostenibles que contribuyen a la innovación tecnológica, ahorro energético, protección de la salud y condiciones de habitabilidad respetando el medio ambiente. Esto incluye un alto índice de uso de materiales naturales ecofriendly que, en más del 60%, son reciclables después de su uso.

Debido a todas estas características, los suelos técnicos de Polygroup ayudan a la obtención de puntos LEED en dos de las formas de evaluación del sistema de acreditación: BD+C (diseño y construcción de edificios) e ID+C (diseño y construcción de interiores). Añaden valor para hacer que los proyectos consigan créditos en las áreas de energía y atmósfera (ELLA), materiales y recursos (MR) y calidad ambiental interior (CAI).

Cómo funciona el sistema LEED

La certificación LEED es un tipo de certificación internacional (una de las más importantes a nivel global a día de hoy), desarrollada por el US Green Building Council, que acredita que un edificio cumple unos estándares de sostenibilidad teniendo en cuenta el impacto medioambiental del mismo durante todo su ciclo de vida útil. Se fundamenta en implantar en proyectos aspectos para mejorar la eficiencia energética, el uso de energías renovables, la calidad del ambiente interior, la eficiencia en el consumo de agua, el desarrollo sostenible, así como el empleo y la selección de materiales y recursos naturales.

Los edificios con certificados LEED permiten garantizar que cumplen exigencias de rendimiento ambiental y económico orientadas a la mejora del bienestar y confort de los ocupantes del edificio. Como principal ventaja, los mismos necesitan menos cantidad de energía, tienen un consumo de agua inferior y además se reducen significativamente los costes de operación y mantenimiento. En definitiva, son edificios más saludables y respetuosos con el medio ambiente.

Dentro del sistema de certificación LEED existen cuatro tipos de clasificaciones diferentes que se otorgan en función de los créditos asignados o puntuación obtenida para cada edificio: LEED Platinum (para edificios con 80 puntos o más); LEED Gold (para edificios entre los 60 y 79 puntos); LEED Silver (para edificios entre los 50 y 59 puntos) y LEED Certified (para edificios entre los 40 y 49 puntos). Asimismo, hay cinco sistemas de evaluación que cubre diferentes tipos de proyectos:.

Cada sistema de evaluación consta de una combinación de categorías de créditos. Dentro de cada categoría de créditos, hay requisitos previos que tienen que cumplir los proyectos. El número de puntos que obtenga el proyecto determina el nivel de certificación LEED concedido.