Menaje y cocina

Los mejores fritos en las cocinas con Olis Bargalló y Vito

Desde que Olis Bargalló se fundara en 1850 en Castellví de Rosanes (Barcelona), la firma ha trabajado para ofrecer los mejores aceites de oliva –y vegetales– al profesional de la hostelería. Su pasión por el mundo del aceite, así como su gran relación con el sector de la restauración, le ha impulsado siempre a buscar las mejores soluciones para el hostelero.

Ahora, Olis Bargalló da un paso más y busca una alianza con la que poder ofrecer al chef la solución para optimizar el aceite que consume su freidora profesional y conseguir unas frituras de mayor calidad y siempre homogéneas. Y es que el secreto de unos buenos fritos reside en saber utilizar un buen aceite y en conservarlo en óptimas condiciones.

Para ello, Olis Bargalló se une con Vito, un sistema de filtración absolutamente revolucionario, que utiliza tecnología alemana para filtrar el aceite de una freidora profesional en menos de cinco minutos. El uso de este filtro, que alarga la vida del aceite en óptimas condiciones organolépticas, unido a la utilización del aceite vegetal Bargasol, hace que el cocinero obtenga un ahorro de aceite de hasta el 40%. El chef obtendrá así un beneficio mucho mayor aumentando significativamente la durabilidad de su aceite de freír.

Bargasol, el mejor aceite para fritos perfectos

Bargasol es un aceite de girasol con un 81% de ácido oleico, que es el máximo que se puede obtener en un aceite de girasol alto oleico, y que lo convierte en un aceite muy parecido al de oliva. Es, además, rico en ácido oleico omega 9, a diferencia del aceite de girasol convencional, que es rico en omega 6. Esta diferencia garantiza una mejor conservación del mismo. Asimismo, el aceite Bargasol está compuesto por ácidos grasos monoinsaturados, lo que le permite resistir mucho mejor la fritura a altas temperaturas (hasta 220 ºC). Bargasol se presenta en formatos de latas metalizadas de 10 y 25 litros.

De esta forma, Bargasol, junto con la utilización de Vito –sistema que distribuirá a partir de ahora Olis Bargalló a sus clientes–, es la solución perfecta para aquellos chefs que gusten de ofrecer en sus cartas frituras de máxima calidad. Porque es la solución para alargar la vida del aceite y freír siempre con la misma calidad.

Vito además se puede complementar con su probador de aceite, el más innovador del mundo. El Oiltester es como un semáforo, pues determina fácil, rápida y fiablemente la calidad del aceite, midiendo los compuestos polares totales“ (TPM) en el aceite e indicandoles con un preciso valor de porcentaje. El uso del Vito Oiltester también evita un cambio demasiado pronto del aceite, pues indica exactamente cuándo hay que cambiar el aceite.