Actualidad

Los hermanos Torres cocinan con agua Vilajuïga en el Fòrum Gastronòmic de Barcelona

Sergio y Javier Torres ponen su creatividad a disposición de un producto 100% natural: el agua Vilajuïga. Única en el mundo, singular, escasa y con 115 años de historia, el agua Vilajuïga se conviere en un ingrediente de excepción de la mano de dos de los chefs más innovadores de nuestro país.
En el marco del Forum Gastronòmic de Barcelona, los hermanos Torres ofrecen las claves de la cocina del agua en una masterclass destinada a romper prejuicios. Una apuesta que caracteriza su práctica culinaria cargada de riesgo, carisma y genialidad al servicio de un agua profundamente gastronómica, que no sacia ni se impone. Sergio y Javier Torres presentan tres recetas hechas con una agua que se consume tal como brota de la naturaleza y que abre todo un universo de posibilidades al cocinar con ella.

En el segundo año consecutivo de Vilajuïga como patrocinador Plus del Forum Gastronòmic de Barcelona, celebrado del 18 al 20 de noviembre a la feria de Montjuic, los Hermanos Torres han escogido para cocinar con el agua Vilajuïga tres recetas especialmente creadas para la ocasión: un cóctel, un entrante y unos postres.

El cóctel Dirty Vilajuïga ofrece el máximo protagonismo al agua y la mezcla con su propio hielo, con olivas Argudell y con vodka infusionado con tomillo y romero, todo culminado con un toque de limón. Esta creación se incorporará de manera indefinida a la carta del restaurante Cocina Hermanos Torres.

El entrante son Algas, mariscos y agua Vilajuïga, y se compone de erizo, gamba, cigala, caracoles de mar, tallarines, berberechos, navajas y mejillones, cocinados con agua Vilajuïga llevada a la ebullición; las algas se mezclan con Vilajuïga para obtener una textura gelificada que servirá para sostener todo el plato.

os postres cogen el nombre de En torno Vilajuïga, un paisaje en el plato que rinde homenaje al territorio que le es propio al agua, el Alt Empordà y a la localidad del mismo nombre. La frescura de la piña, la contundencia del piñón, el agua Vilajuïga hecha nieve y maridada con uva laminada… y todo ello en base a un bizcocho de anís.