Alimentación y bebidas

Gïk, el revolucionario vino azul

gikComercializado por cinco veinteañeros españoles sin ninguna relación con el mundo del vino, Gïk ha creado una nueva variedad en este tradicional sector. A pesar del poco tiempo que lleva en el mercado, algunos bodegueros tradicionales han calificado el vino azul de “blasfemia”, “ruptura de un producto sagrado” e incluso de “terrible invención”.

Inconformistas con el inmovilismo del sector, sus creadores afirman que la razón de ser del producto no es otra que la de intentar revolucionar una industria milenaria, “romper con el pasado e inventar el futuro”. El productos se ha abierto a un mercado internacional y se han empezado a recibir algunos pedidos de países como Alemania, Suiza, Francia o Reino Unido.

En menos de un año desde su lanzamiento llevan vendidas más de 70.000 botellas y están presentes en más de 400 negocios. A nivel nacional, venden su creación en internet, a través de la web www.gik.blue, donde se puede adquirir en estuches de una, dos, seis y doce botellas. También cuentan con una sección específica para negocios, la Business Zone, en la que los comercios más innovadores pueden encontrar precios especiales para expandir esta revolución azul.

Creado en distintas bodegas del país, se elabora mediante un proceso tecnológico desarrollado por el departamento de I+D de Gïk en colaboración con empresas de tecnología agroalimentaria. Así, se crea mezclando uva tinta y blanca y añadiendo dos pigmentos orgánicos (uno que incluso se encuentra en la propia piel de la uva tinta); es un producto suave, dulce y fácil de beber. Por ello, mientras todas las variedades de vino existentes se aferran a normas tradicionales sobre cuánto, dónde y con qué comidas beberlos, Gïk carece de reglas. Se bebe en el momento, lugar y situación que apetece.