Sectores

Gan da la vuelta a los bordados tradicionales con la alfombras Backstitch

Fieles a su curiosidad y la voluntad de explorar el lado oculto de los objetos, Yael y Shay, del estudio londinense Raw-Edges, han creado para Gan la colección de alfombras Backstitch, que “da la vuelta” a los bordados tradicionales y revela la belleza de su, aparentemente desordenado, reverso.

Backstitch pone el foco sobre ese universo de puntadas más ambiguo e irregular, sin el cual no podría existir el otro, pensado para ser visto. Lo que parece caótico tiene su propio lenguaje y agrega un nuevo valor, una nueva intención, a la artesanía tradicional por la que Yael y Shay sienten gran admiración. El estilo riguroso y metódico que caracteriza a Raw-Edges se ha inspirado esta vez en el delicado trabajo de los artesanos con los que trabaja Gan.

La colección se compone de tres diseños consecutivos, del primero surge el segundo y de este el tercero, en una progresión conceptual perfectamente orquestada. El modelo Calm inicia la serie. Casi liso, pautado, en uno de los extremos una zona colorida y dinámica introduce el tema de la colección. Busy densifica el patrón.

Múltiples puntadas van añadiéndose, la composición se enriquece y al observar la alfombra desde varias perspectivas se captan los matices de la misma. Por último, Composition es el broche, el final de la partitura. Produce una explosión que muestra la intención, la obra completa. Es casi una pieza de arte que puede utilizarse tanto de alfombra como de tapiz.

Cada uno de ellos está disponible en dos colores, Green y Brick. Las tres alfombras de pura lana son durries, suaves y cálidos, producidos en telares manuales y bordadas a mano delicadamente por las artesanas de la Gan Women’s Unit.