Pavimentos y revestimientos

Gabarró amplía su gama de exterior con una tarima de bambú de Wood-Deck

Gabarró Hermanos amplía su catálogo de productos para el exterior con dos referencias de la tarima de bambú de Dasso, pertenecientes a su marca propia Wood-Deck.

La incorporación de este producto complementa su portfolio de tarimas de exterior, ya sean de madera, como las de su marca propia Wood-Deck, o tecnológicas como las de su marca Urban Deck o las de TimberTech.

Se trata de la tarima de bambú fusionado Dasso XTR en color café y la tarima Dasso CTECH en color caramelo, que suponen dos soluciones, aunque con diferentes características, aptas tanto para aplicaciones residenciales como comerciales en suelos, fachadas, paneles o recubrimientos.

Con sede en Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang (República Popular China), Dasso es líder mundial en el desarrollo y producción de productos innovadores de bambú, con la gestión sostenible de 3.000 hectáreas de bosque de bambú. Un material cosechado en su punto máximo de dureza y uno de los de más durabilidad del mundo.

Dasso XTR

Los atributos estéticos y funcionales de la tarima Dasso XTR Fused Bamboo son similares a otros productos de madera dura natural como el ipé, pero carece de veteados y nudos. El proceso de fabricación combina dos etapas de alto calor para primero carbonizar el bambú, eliminando todo el almidón y el azúcar, y luego reestructurar el bambú, reforzando sus características naturales de resistencia.

Las hebras de bambú modificadas se fusionan usando resina fenólica y dando como resultado un producto extremadamente denso y duradero, compuesto por un 87% de fibras de bambú de hebra fundida y un 13% de resina.

Su atractivo color marrón oscuro se obtiene gracias al alto calor y a un tratamiento posterior de aceitado que proporciona una protección extra contra los rayos UV a la tarima.

Dasso CETCH

La tarima CTECH, por su parte, protege los poros con partículas cerámicas finas, que cristaliza los nutrientes y previene el ataque de bacterias, hongos, moho e insectos y evitan la putrefacción de las fibras debido a la exposición a la intemperie. Durante el proceso también se retiene el color natural del bambú, dando como resultado un vistoso color caramelo.

De entre las ventajas de estas tarimas, destaca su durabilidad (clase 1 según norma EN 350 de 2016) y (clase 4 de uso según norma UNE-EN335 de 2013); su resistencia al fuego (Bfl-s1); su gran estabilidad dimensional y sus cualidades antideslizantes en ambas superficies: una superficie lisa de resbaladicidad 23º y una superficie rugosa de resbaladicidad 25º según DIN 51097.

Para su correcto mantenimiento basta con utilizar el mismo tipo de productos que se aplican a la madera tropical y que protegen al material de los rayos UV.