Instalaciones

El nuevo purificador de aire de BioZone elimina las partículas en suspensión que se encuentran en el aire

En esta etapa postCovid-19 en la que aumenta la movilidad y la posibilidad de contagios, es indispensable contar con un purificador de aire en establecimientos públicos, y aún más cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la semana pasada que el Covid-19 puede propagarse por el aire.

BioZone, empresa de lámparas ultravioletas, ha diseñado un purificador de aire que podría ayudar a hacer frente a la Covid-19. Su tecnología de plasma de oxígeno frio fue probada y certificada por el Laboratorio Nacional Francés contra el virus H5N1 (gripe aviar) y SARS-CoV-1 (coronavirus 2002). La tecnología de luz ultravioleta mata en un 99,99% el SARS y tiene un claro potencial para hacerlo también con el Covid-19.

Hasta la fecha, la OMS había indicado que el coronavirus se transmite a través de las gotículas emitidas al toser o estornudar. Sin embargo, la transmisión aérea por partículas en suspensión no debe descartarse. En este caso, los purificadores de aire pasarían a tener un papel fundamental en los espacios cerrados tales como oficinas, restaurantes o comercios, así como en zonas de gran afluencia de público, para garantizar un entorno seguro y libre de gérmenes, siguiendo también las recomendaciones del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo hace unos días.

El nuevo purificador de aire que ha lanzado BioZone destaca por una tecnología novedosa que tiene el potencial de prevenir la propagación de virus y bacterias antes de que ingresen en el cuerpo. Este dispositivo actúa sobre aire y superficies y destruye el ADN de los organismos perjudiciales para las personas, además de eliminar mohos y malos olores sin utilizar químicos. La combinación de la luz ultravioleta con un catalizador genera una combinación desinfectante de plasma y ozono.

Cuando se utilizan correctamente, los purificadores de aire, combinados siempre con otras prácticas óptimas de prevención como el empleo de geles hidroalcohólicos o mascarillas, pueden ayudar a reducir la propagación de los contagios y a proteger a las personas frente a la Cocis-19.

Se prevé que el proceso de certificación de BioZone contra el Covid-19 se completará para finales de este año.