Carmen Laner interviene en el interiorismo de The Gates Hotel Barcelona

©Jose Salto

El grupo de inversiones hoteleras Highgate es el mayor operador de Manhattan, donde gestiona el 10% del mercado hotelero. El grupo dio lugar a su primera marca propia The Gates con dos hoteles en 2016: Miami South Beach y Key West Florida. The Gates ha sido también la marca con la que inicia su andadura en Europa eligiendo Barcelona como ciudad punto de partida. Concretamente, en la espléndida zona comprendida entre la nueva Diagonal y Poblenou, desde el edificio que fue diseñado hace una década por Juli Capella junto a la Torre de Jean Nouvel.
The Gates Hotel Barcelona está situado en el número 205 de la Avenida Diagonal en Barcelona. El edificio fue adquirido a principios de 2017 y tras una serie de rehabilitaciones presenta ahora un nuevo aspecto.

El proyecto de interiorismo de Carmen Laner está influenciado tanto por el contexto local como por la ciudad en sí. La Plaza de las Glorias es una de las obras más grandes actualmente en construcción en Barcelona, con una fecha prevista de finalización para el año 2020. El nuevo parque, diseñado por Ana Coello en colaboración con Agence Ter, proporcionará instalaciones ecológicas muy necesarias y representa un elemento clave del celebrado proyecto urbanístico de Ildefonso Cerdá para Barcelona, diseñado originalmente en 1860.

Un emplazamiento que se ha transformado urbanísticamente en la última década y que conecta el diseño, las start ups, las universidades y la Barcelona más internacional. Algo que evoca los hoteles Highgate de Nueva York y con lo que se crea un vínculo entre ambas ciudades. Bajo el sello Local, Authentic and Unconventional,  The Gates Diagonal Barcelona abre el hotel al público local con una nueva cafetería de invierno, una terraza a pie de calle en el lateral a pie de la Torre Glorias, y la posibilidad de disfrutar de la terraza y sus privilegiadas vistas. Todo ello tratando de importar la vanguardia y la energía de Nueva York que mejor conecta con los creativos de Barcelona.

Con nueve plantas y 240 habitaciones, el lobby del recientemente renovado Hotel The Gates Diagonal es un espacio con varios accesos diferentes, incluida una entrada peatonal principal desde la Avenida Diagonal, una rampa accesible para sillas de ruedas en la fachada lateral orientada al este y un acceso a la terraza o beer garden situada entre el hotel y la Torre Gloria, adyacente a la fachada oeste. Esto lo convierte en un interior muy animado con una gran cantidad de actividad en un momento dado, un espacio que recuerda el ritmo de la ciudad en el exterior, como una pieza del tejido urbano trasladada al interior.

El lobby del hotel puede ser más que sólo una entrada o zona para realizar el check in. Además, puede ser un lugar para trabajar, jugar o incluso para tomar un delicioso Martini.

El nuevo diseño del vestíbulo está lleno de arte y diseño que hacen referencia a la ciudad histórica y contemporánea. En la decoración se ha utilizado predominantemente materiales naturales como el mármol, el latón y la madera de nogal, que se utiliza en todas partes en el proyecto, como revestimiento de las columnas estructurales, para crear un área de biblioteca que también incorpora un monitor de televisión y una mesa de trabajo, para enmarcar el mostrador de la recepción y también como pantalla para proporcionar sombra y privacidad desde la calle.

Los paneles de madera se presentan como una cuadrícula, recordando la disposición del Eixample, en contraste con una serie de volúmenes inclinados curvados utilizados en el lado oeste del vestíbulo, con un acabado en yeso, que rodean el bar de cócteles en la entrada por Avenida Diagonal, la escalera de acceso al salón de recepciones ubicado en el sótano y el vestíbulo del ascensor, así como una zona de billar y una chimenea situada en la parte trasera del vestíbulo, entre la recepción y el restaurante. El acabado de yeso blanco recuerda el estilo del período modernista en Barcelona que favoreció la curva sobre la línea recta, con sus composiciones típicamente asimétricas y superficies sin tratar en bruto.

Las obras de arte se integran de manera sutil, haciendo referencia a Barcelona, la ciudad anfitriona. Un diseño mural para la escalera del sótano del artista García Hernández recrea un mapa visual de las siluetas de los edificios icónicos, incluido el hotel, diseñado por Juli Capella en 2004. El mismo artista también es responsable de la caricatura de Cerdá, orgullosa en su lugar frente a la mesa de billar cerca de la entrada al Piano-Restaurant del hotel.

Y el mural cerámico ubicado detrás del mostrador de recepción, enmarcado por la madera de nogal, es un homenaje a la Avenida Diagonal, una de las calles más emblemáticas de Barcelona y aquí reinterpretada con elementos cerámicos que recuerdan la cuadrícula de calles que atraviesa la Diagonal en toda la ciudad, desde las colinas circundantes hasta el mar Mediterráneo.

« « Noticia anterior | Noticia siguiente » »