Blue Carrot, combinaciones de colores ingeniosas para la nueva colección de Carmela Martí

Si hay una tendencia que se ha consolidado en los últimos años en interiorismo para hostelería es la de crear espacios con personalidad. En una época en la que la palabra ‘experiencia’ está presente en todo lo que rodea un viaje, no hay cabida para los hoteles impersonales, aquellos que no transmiten ninguna sensación. El huésped de hoy en día busca un diseño ingenioso que, al mismo tiempo, ofrezca la comodidad de sentirse como en casa.

En la habitación, los textiles juegan un papel muy importante para conseguir este doble objetivo. Por una parte, permiten incorporar propuestas originales y creativas sin necesidad de hacer grandes cambios y, por otra, que aporten la calidez y confort propios de un ambiente hogareño.

Esto es lo que Carmela Martí consigue con su colección Blue Carrot dentro de su catálogo de textiles Bed Sellers. Blue Carrot utiliza la paleta bautizada por Pantone como ingeniosa por combinar colores complementarios que causan un efecto realmente sorprendente. El naranja es un color cálido que aporta optimismo; gracias a su luminosidad, revitaliza y proporciona energía a la estancia. En cambio, el azul resulta un color más frío que invita a la calma transmitiendo una sensación de serenidad y tranquilidad.

Esta potente intervención cromática aporta calma y frescura en partes iguales para vestir todo tipo de establecimiento de forma ingeniosa. Una combinación de colores y texturas que hará que los huéspedes salgan con las pilas recargadas y estén deseando repetir la experiencia.

« « Noticia anterior | Noticia siguiente » »