Alimentación y bebidas

Un viaje a Italia a través de los tartufos de Trufart

TrufartEl tartufo es un producto típico de la pastelería artesanal del sur de Italia. Es un delicioso helado hecho a mano que da paso a un exquisito dulce perfecto para disfrutar en cualquier momento, sobre todo como postre, por su sabor y delicadeza.

El siciliano Giuseppe Carilli y la madrileña Raquel Baile se fueron de vacaciones al país que vio nacer al primero, y allí se enamoraron del famoso tartufo tradicional de Pizzo, y ahora junto a otros tres amigos italianos han creado Trufart, marca que llega a España para acercar a todo el mundo esta exquisitez helada con corazón de chocolate fundido. Eso sí, para probarlo, hay que ir a algún restaurante de la capital ya que, por ahora, la firma sólo se comercializa para hostelería. El tartufo es el postre perfecto para un restaurante o para finalizar el banquete de una boda. Y es que resulta fácil de servir y la presentación es más que apetecible, además de resultar delicioso.

El tartufo de la firma Trufart es el originario, el que nació en los años cincuenta en Pizzo. Cuenta la historia que el descubrimiento fue fortuito y el resultado delicioso. Un maestro heladero estaba preparando helados de postre para una boda patricia y, al quedarse sin moldes, superpuso en el hueco de su mano una porción de helado de avellana y otra porción de helado de chocolate, insertando en medio un delicioso corazón de chocolate fundido. Envolvió cada ración en papel de azúcar, le dio la forma de cúpula típica del tartufo y los congeló para servirlos como ración individual. El postre fue un auténtico éxito; había nacido el tartufo tradicional de Pizzo, el único helado de Europa con el sello de Indicación Geográfica Protegida (IGP), una auténtica joya de la gastronomía. Y justamente ése es el que ahora llega a España, es decir, ya no será necesario viajar hasta este pueblo de la provincia de Vibo Valentia del sur de Italia.

Trufart elabora sus tartufos como antiguamente, a mano, a base de materias primas frescas y naturales de altísima calidad, como leche entera, azúcar, yemas de huevo, dextrosa, cacao, pasta de avellana, etc., sin utilizar leche en polvo rehidratada, grasas hidrogenadas o conservantes químico-industriales y, por supuesto, sin grasas añadidas. Además, los helados empleados están hechos con la mantecazione, técnica que permite el uso de pastas concentradas de avellana, pistacho, cacao… y no aceites. El resultado es un helado de gran “cuerpo” y con un bajo porcentaje de aire (20-30%), lo que convierte los de Trufart en un producto más sabroso, ligero y saludable. Y como manda la tradición, se sirven en porciones individuales.