Alimentación y bebidas

Brugal Papá Andrés, un ron ‘premium’ lleno de magia

Brugal Papa AndresDesde 1888, año de la fundación de Ron Brugal, ha sido tradición para cada generación de la familia Brugal reservar los mejores rones de cada añada y disfrutar de ellos en las ocasiones más especiales de la familia. En 2013 veía por primera vez la luz este exclusivo líquido, cariñosamente apodado “Papá Andrés” en honor al fundador de la casa, Don Andrés Brugal Montaner. La entonces denominada Colección Arcos supuso la presentación en sociedad de un ron exquisito con más de 125 años de historia que fue galardonado con el “Extraordinary Ultimate Recommendation and Chairman’s Trophy” del Ultimate Spirits Challenge 2013, además de obtener la categoría Gold en el “Rum Masters 2013”. Dos años más tarde, la destilería dominicana pone de manifiesto su liderazgo en la industria del ron lanzando Brugal Papa Andrés colección Alegría, una edición única y limitada de 1.000 botellas que han sido creadas por la única mujer del clan de maestros roneros Brugal y Javier Mariscal.

En las manos de Jassil L. Villanueva, alquimista del ron, ha resido la responsabilidad de seleccionar los mejores rones añejados en las bodegas que la firma tiene en Puerto Plata y donde se centraliza toda la producción mundial de rones con sello Brugal. Por su parte, Javier Mariscal se ha responsabilizado del diseño de la botella, los elementos ornamentales y es autor del libro de prestigio que contiene cada uno de los 1.000 estuches joya. Dos artistas unidos con un mismo fin: honrar a Andrés Brugal Montaner, un español de Sitges que en 1888 fundó una de las destilerías de ron más famosas del mundo.

La colaboración perfecta de dos amantes de lo artesanal
La Colección Alegría de 2015 es aún más especial al ser la primera edición en la historia de la compañía en la que este exclusivo líquido ha sido creado por una mujer. Jassil L. Villanueva, quinta generación de la familia Brugal y única maestra ronera de la compañía, indica que “es un orgullo poder compartir con todo el mundo este líquido tan especial creado gracias a una tradición que comenzó mi tatarabuelo, el fundador de Ron Brugal Don Andrés Brugal Montaner”.

Basado en un proceso totalmente artesano en el cual la confianza en la magia de las barricas es clave, la visión de Jassil L. Villanueva sobre el ron y la vida se ven plasmados también en los diseños creados en exclusiva por Javier Mariscal. El conocido diseñador español ha sido el encargado de dar vida a este ron único, a través no sólo del diseño del decantador y el estuche de Papá Andrés, sino también creando un libro de coleccionista con ilustraciones exclusivas basadas en sus experiencias y vivencias en República Dominicana. Para Javier Mariscal, la inspiración de este ron la ha encontrado “al pisar la tierra de esta isla que es casi un continente, reencontrándome con las palmeras de las cuales siempre he vivido cerca y siempre he dibujado y viendo, oliendo y sintiendo la magia de las bodegas de en Puerto Plata”.

Con solamente 36 barricas, en las que se guardan desde 1.888 muestras de los mejores añejados de la destilería, Papá Andrés es un ron con vida propia en el que estas barricas son las absolutas protagonistas. Ellas dan un sabor único a cada edición de esta reserva tan especial. Es precisamente debido al selecto número de barricas por lo que solamente se pondrán a la venta 1.000 botellas con un precio de 1.500 euros y los fondos que se recauden de su venta, se donarán íntegramente a la Fundación Brugal.

Ediciones únicas y de coleccionista
Una de las principales características de Papá Andrés es que cada edición es totalmente diferente a la anterior. No solamente en cuanto a la armonía del líquido sino también al diseño. Convirtiéndose así en un must para los coleccionistas y amantes del ron.

La edición limitada Brugal Papá Andrés, presentada con el nombre “Alegría”, es de un brillante color dorado ambarino. Delicado en la nariz y con un aroma a una espectacular combinación de frutas gracias a las diferentes barricas en las que ha reposado a lo largo de los años. Su aroma complejo y elegante cuenta con notas sutiles a caramelo, madera, frutos secos y un ligero toque a especias. Al probarlo es aterciopelado en el paladar, tratándose de un ron equilibrado con suaves y delicadas notas a vainilla y jerez que deja un refinado acabado en boca.