Tavasa lanza Sangría y Clarea Davy para poner “a raya” el calor.

¡El verano está a la vuelta de la esquina, con su alegría, sus colores y también con su calor! Y, como un remedio efectivo contra este último, Destilerías Tavasa acaba de presentar sus nuevas Sangría y Clarea Davy, unos caldos premium que, por su frescor, finas burbujas y baja graduación, son el acompañamiento perfecto de cualquier comida o aperitivo estival.

Sangría Davy, la esencia del Mediterráneo
Además de nuestra fantástica dieta, los mediterráneos tenemos otras muchas y muy buenas costumbres, como comer con vino o mezclarlo con zumo de frutas y canela, consiguiendo una bebida alegre y fresca, ideal para la época estival cuando sus delicados aromas frutales se saborean mejor.

Ahora, Tavasa recrea esta bebida icónica del estilo de vida mediterráneo en dos caldos diferentes, elaborados según una receta propia tradicional y con materias primas de la mejor calidad.

Sangría Davy es una bebida con mucha personalidad, hecha con una selección de vinos tintos españoles de las variedades merlot, cabernet sauvignon y tempranillo, mezclados con zumos naturales de naranja y limón, y acompañados de canela y azúcar, con un suave toque de carbónico. Atrae la mirada con su color rojo picota, brillante y limpio, con minúsculas burbujas en su interior, y conquista los sentidos gracias a su aroma sugerente a frutos rojos con recuerdos florales y a su sabor dulce al principio, pero muy equilibrado por el toque ácido de los cítricos, con un final ligeramente especiado que invita repetir.

Debe servirse muy fría y con hielo, en un vaso alto o mejor en una copa. Para darle el toque final, admite los tradicionales cítricos, pero también frutas menos usadas como el melocotón, las manzanas, las peras o las frambuesas.

Clarea Davy, un cóctel muy saludable
Los amantes del vino blanco que buscan una frescura más sutil, la encontrarán por otro lado en Clarea Davy, elaborada con vino blanco español seleccionado, azúcar, zumo natural de naranja y limón, y una pincelada de vainilla.

Este caldo con ingredientes naturales enamora con sus aromas a cítricos, con su alegría en boca y con sus recuerdos a vainilla y a flores blancas.

Ofrece una excelente forma de acabar un caluroso día de verano con una bebida placentera y muy fácil de beber.

Además, admite todo tipo de combinaciones con frutas tradicionales o maridajes más atrevidos con frutas tropicales como el kiwi o el mango, y con fresas.

« « Noticia anterior | Noticia siguiente » »