Nace 1898, una sidra de hielo con nombre propio

Las sidras de hielo tienen el poder de fascinar al gran público evocando climas gélidos y sabores intensamente dulces. Tienen su origen en tierras canadienses y se obtienen de la fermentación total o parcial del mosto de manzanas congeladas –crioextracción– o mosto congelado de manzana –crioconcentración– El Grupo El Gaitero, dedicado en cuerpo y alma a producir las sidras más innovadoras, se ha dejado seducir por esta bebida tan especial, creando un producto absolutamente único: 1898.

Su nombre nos traslada al corazón de El Gaitero, a su emblemática bodega, que se terminó de construir precisamente en 1898. No es casualidad, ya que esta sidra de hielo encarna a la perfección los valores grupo: una mezcla magistral de innovación y tradición, fruto de una pasión y un cuidado extremo en cada paso del proceso.

Las manzanas con las que se elabora se recolectan de sus pomaradas en óptimo estado de madurez y se congelan. Una vez congeladas, se prensan para obtener un mosto muy rico en azúcares, con un rendimiento del 12%. Este mosto fermenta con levaduras seleccionadas de la bodega del grupo y madura durante tres meses en barricas de roble. Finalmente se filtra y se embotella.

El resultado es una sidra inolvidable, que sorprende desde el primer vistazo con su color amarillo dorado, sus brillantes reflejos y su lágrima gruesa y persistente. En nariz presenta aromas varietales de manzana verde y madura sobre frutas blancas –melocotón y ciruela-. Con el paso del tiempo se puede apreciar un aroma a flores blancas.

En boca muestra un gran volumen y resulta cálida y voluptuosa. La entrada es dulce debido a su alto contenido en azúcar residual, y pronto da paso a una potente y mantenida acidez muy refrescante. El centro de la boca es eminentemente frutal, con intensas notas cítricas (limón, mandarina…); mientras que el final es infinitamente largo y de gran persistencia frutal.

Su intensa dulzura armoniza a la perfección con quesos grasos o maduros, foie de pato u oca y también con postres poco dulces en los que predomine la fruta. Sin duda, esta sidra de hielo con nombre propio está llamada a ser una de las grandes protagonistas del otoño.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditDigg thisEmail this to someone

« « Noticia anterior | Noticia siguiente » »