Estética aerodinámica con la colección 356 de Diabla

Las colecciones y objetos de Diabla no están pensados para entornos convencionales o previsibles. Pueden ser desde esa pieza sutil que aporta un toque especial de manera puntual a un ambiente, hasta manifestarse con total protagonismo al tratarse de un elemento rompedor por su diseño o por su inusual propuesta de color. Y este es el caso de la colección 356, una de las series más llamativas y originales de Diabla tanto por su contundente estética aerodinámica como por su nueva paleta de color.

Originalmente diseñada por José A. Gandía-Blasco Canales y Pablo Gironés para Gandiablasco, la colección 356 ha pasado a formar parte del catálogo de Diabla. Y es que, además de lanzar nuevos diseños, una de las misiones de Diabla es revisar el trabajo previo de sus marcas hermanas, replanteando algunos de sus diseños con un estilo más atrevido y colorista.

Integrada por una tumbona, una butaca, dos mesas auxiliares y un taburete, para la estética de sus geniales curvas los diseñadores se inspiraron en los primeros modelos del Porsche 356 de los años cincuenta. El carácter multifuncional o modular de algunos de sus elementos y los ingeniosos detalles de su diseño convierten a esta colección en un apuesta segura para transformar un entorno anodino en un ambiente con mucho estilo.

Por ejemplo, la tumbona es especialmente ergonómica, cómoda y resistente para un uso intensivo y, además, puede usarse semisumergida en el agua. Por su parte, con la butaca se puede configurar un sofá colocando varios modelos de seguido. Las mesitas auxiliares y el taburete también funcionan como pufs o reposapiés y presentan un singular rebaje, a modo de pequeño foso, en el que se puede colocar bebidas y algo para picar, o bien usar como cubitera, macetero…

« « Noticia anterior | Noticia siguiente » »